calabacines rellenos de quinoa y judia tierna

Posted on

INGREDIENTES

  • 2 tazas de las de café de quinoa bien lavada
  • 1 tira de 10cm de alga Kombu o wakame cortada en trocitos
  • sésamo tostado
  • cúrcuma
  • pimienta negra
  • Aceite de oliva virgen extra de primera presión en frío
  • 4 tazas de las de café de agua mineral
  • 100-150g de judías verdes
  • 1 cebolla grande
  • 2 dientes de ajo

EN VERDE ingredientes que podéis encontrar en Granel

PREPARACIÓN

  1. Abrimos los calabacines por la mitad horizontalmente, y con una cucharilla los vaciamos reservando la pulpa. Cocemos las mitades de calabacín al vapor unos 5 minutos, que no queden demasiado blandos. Los dejamos enfriar para poderlos rellenar después.
  2. En una olla calentaremos las 4 tazas de agua con el alga wakame o kombu y cuando hierva añadiremos la quinoa. Recuerde que la quinoa, aunque la lavamos bien, hará espuma que debemos sacar con una cuchara, una vez sacada podemos bajar el fuego y dejar que se vaya cociendo lentamente durante 15 minutos.
  3. A continuación cortaremos el cebolla en medias lunas, la sofreímos suavemente en una sartén con un poco de aceite. Hay que poner la cebolla en la sartén con sal marina y el aceite en frío, al principio dejamos el fuego fuerte y removemos bien para que se mezclen los ingredientes y para que la cebolla sude, de esta manera evitamos que nos provoque retención de líquidos . Mientras cortaremos las judías en trocitos y las añadiremos al sofrito de cebolla y bajaremos el fuego. Si vemos que la cebolla se quema o se pega pondremos un chorrito de agua, repetiremos la operación cuantas veces sea necesario, de esta manera evitamos pasarnos de aceite.
  4. Cortamos la pulpa del calabacín en trocitos y los añadiremos al sofrito. Ahora también será el momento de poner los ajetes picaditos y remover bien, por lo que se vaya cociendo todo uniformemente. Cuando tengamos la quinoa hervida, que ya haya absorbido toda el agua, la echamos en la sartén con las verduras y mezclamos bien. Pondremos un chorrito de aceite, la cúrcuma y la pimienta negra recién molida; volveremos a mezclar. Nos debe quedar toda la preparación anaranjada. Lo dejamos unos minutos más y ya estará listo para llenar los calabacines. Llenamos bien cada mitad de calabacín y por encima ponemos las semillas de sésamo tostado.