Sal himalaya

2,63 /kg

SKU: GRANEL342 Categoría: Etiqueta:

Descripción

Esta sal*proviene de yacimientos al pie del Himalaya, donde se cristalizó hace aproximadamente 250 millones de años. Es muy rica en minerales y oligoelementos, sin ninguna alteración ni proceso de refinamiento posterior. Contiene 84 elementos que se encuentran en nuestro organismo, y los mismos que se encontraban en el «mar primitivo». Algunos estudios biofísicos hablan de «Sol Líquido», refiriéndose a la disolución de estas rocas de sal en agua, ya que han determinado que tiene una capacidad extraordinaria para almacenar energía fotónoica (del sol), y que su red cristalina lina contiene cuantos de luz desde hace miles de años. Algunas de sus características especiales se deben a su antigüedad y pureza (no contiene contaminantes medioambientales ni añadidos químicos), su extracción manual y su proceso de lavado (sin temperaturas altas), a su estructura cristalina perfecta, gracias a la que esta sal no necesita absorbentes de humedad, ya que guarda siempre su «soltura», y sus elementos minerales que mantienen el equilibrio energético y químico de nuestro organismo. Es muy rica en calcio, hierro, magnesio y potasio. Su color rosa anaranjado proviene del hierro.

Al utilizar sal de mejor calidad y pureza, no sólo evitamos los problemas que derivan normalmente de un alto contenido de cloruro sódico, retención de líquidos, adiposidades, obstrucciones, piedras y cálculos, sino que lo mantenemos hidratado y nutrido gracias a sus oligoelementos, ayudando al equilibrio de minerales en el organismo y favoreciendo el flujo energético y los impulsos eléctricos neuronales. Cuando ingerimos sal refinada de mesa, el cuerpo tiene que hacer un sobreesfuerzo para eliminar su exceso o almacenarlo, cuando ingerimos sal del Himalaya, no estamos consumiendo una alta concentración de 2 elementos, sino un conjunto de 84 elementos en baja concentración y perfecta cristalización, por lo que el organismo los metaboliza con más facilidad y los aprovecha mejor.
*de procedencia ecológica