Harina de algarroba

6,58 /kg

SKU: GRANEL448 Categoría: Etiqueta:

Descripción

En la composición de la harina de algarroba* se destaca la presencia de un 40-50% de azúcares naturales. Esto evita la adición de azúcar, lo que sí requiere el cacao por su sabor amargo. Otra virtud de los algarrobos es extraer minerales del suelo profundo, a través de su extenso sistema radicular. Posee mucho hierro, calcio, magnesio, fósforo, zinc, silicio, manganeso y cobre, destacando por su gran contenido de potasio y bajo contenido de sodio. La algarroba tiene un 11% de proteínas, siendo muy rica en triptófano. A nivel vitaminas, tiene buena presencia de A, B1, B2, B3, C y D. Además no tiene gluten y posee pocas grasas, pero de excelente calidad. Otro aspecto importante de la algarroba es su riqueza en fibra. Esto aporta benéficos efectos a la flora intestinal, disminuyendo bacterias nocivas e incrementando los lactobacilos. La pectina, conocida como espesante, tiene otras importantes propiedades: es laxante, coagulante, bactericida, preventiva del cáncer, reduce el colesterol, ayuda a la formación de las membranas celulares, elimina metales pesados ​​y sustancias radioactivas del organismo, y protege la mucosa intestinal. Sus fibras cumplen un triple efecto: convierten el líquido en gel coloidal, distienden las paredes intestinales y estimulan un correcto peristaltismo que elimina las contracciones dolorosas. Otro componente importante de la algarroba es el tanino, con virtudes antioxidantes y protectoras: refuerzan los capilares, son antiinflamatorios, antirreumáticos y benéficos para el corazón y los riñones.

Cocción / Usos: La harina de algarroba es soluble en líquidos, por lo que puede mezclarse rápidamente, sin necesitar cocción. Puede reemplazar el chocolate a la preparación de pasteles y postres. Se utiliza directamente en lugar del cacao en polvo, para incorporar en masas o preparados.
*Procedente de la agricultura ecológica