Chia

6,64 /kg

SKU: GRANEL235 Categoría: Etiqueta:

Descripción

La chia* proviene originalmente de México, donde los mayas la consideraban un alimento básico y sagrado. Si bien es actualmente muy valorada por su gran aporte de ácidos grasos esenciales, estas pequeñas semillas deben ser consideradas como excelentes integradores alimentarios, dada su riqueza en componentes nutricionales. Representan la fuente vegetal con más alta concentración de omega 3. Poseen un 33% de aceite, del cual el ácido linolénico (omega 3) representa el 62% y el linoleico (omega 6) el 20%.
Algunas de las propiedades de estos ácidos grasos esenciales son:
disminuir el índice de enfermedades coronarias
ayudan a normalizar la presión arterial elevada
reducen el nivel de colesterol.
juegan un papel fundamental en el mejora de los sistemas nervioso e inmunológico
ayudan en el sano desarrollo del embarazo y del crecimiento infantil.

Además de los ácidos grasos esenciales, la semilla de chia contiene muchos antioxidantes. Tiene buena dosis de proteínas, aminoácidos esenciales entre los que destaca la lisina, limitante en los cereales.
En materia de vitaminas, es una buena fuente de vitaminas del grupo B, y en cuanto a minerales, se destaca la riqueza de calcio, entre 6 y 10 veces más que la leche, magnesio, potasio y fósforo.
Es una gran fuente de hierro (casi triplica el hígado vacuno), y contiene buenos valores de zinc y manganeso, siendo muy pobre en sodio.
Otra virtud es su buena cantidad y calidad de fibra, sobre todo en forma de fibra soluble (mucílagos). Este tipo de fibra retarda el índice de glucosa en sangre y reduce la absorción de colesterol.
Por todo este perfil nutricional, se le atribuyen los siguientes efectos: antioxidante, antiagregante, plaquetario, antiinflamatorio, antimutagénica, anticarcinogenètic, antiviral, laxante, hipotensor, hipocolesterolemiante, hipoglucemiante, inmunoestimulante, tónico cardíaco y nervioso, y alimento mineralizante, vitamínico y proteico.
Resulta útil en casos de celiaquía, depresión, estrés, diabetes, obesidad, problemas gastrointestinales, tumores, artritis, asma, afecciones cardiovasculares y pulmonares, soriasis, arteriosclerosis, anemias, embarazo, lactancia, crecimiento, convalecencias y debilidad inmunológica.

Cocción / usos: Para permitir su correcta metabolización, conviene ingerirla molida o muy bien masticada. Podemos remojarse la toda la noche y al día siguiente, incorporarlas, junto con la gelatina que ha generado, en cereales, batidos o muesli. También se suele incorporar a varias preparaciones de panificación.
*procedente de la agricultura ecológica